Páginas vistas en total

jueves, 27 de octubre de 2016

Burmeister, un precursor

por Hugo P. Castello
El 31 de Enero de 1857, fecha del arribo a Buenos Aires del profesor alemán de zoología Karl Hermann Burmeister, fue el punto de partida, tanto en la Argentina como en el resto de América Latina, de los estudios sobre fósiles y cetáceos. Estas dos disciplinas, que si bien en los últimos 130 años han tenido algunos altibajos, actualmente se encuentran en plena expansión en la Argentina. Entre 1864 y su muerte en 1892, Burmeister, ya a cargo de la dirección del Museo Público de Buenos Aires (actualmente Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia"), inició y editó los Anales del Museo Público de Buenos Aires. Durante ese tiempo, interesado por el estudio de delfines y ballenas del mar Argentino, publicó un total de 21 artículos. Para quienes estudian los cetáceos y pinnípedos de nuestras costas, no pasa desapercibido las enormes dificultades que tiene que haber sorteado Burmeister para poder enterarse sobre varamientos en distintas regiones de la costa argentina. Más complicado debe haber sido acceder a caballo a dichos lugares, para luego recoger y transportar a Buenos Aires los cuerpos completos de ballenas y delfines, muchos de ellos sumamente pesados y en Ilustración de un zifio de Cuvier realizada por K. Burmeister (foto A. Lichter). En estado de putrefacción.

Acuarela del Delfin picudo descripto por Burmeister (Foto: Alfredo Lichter).
En una época en que la bibliografía científica sobre zoología en idioma español no existía y, cuando el mismo Burmeister admite que en 1872 sólo poseía dos documentos sobre cetáceos: la descripción del Hyperoodon hecha por Vrolik en 1848 y el Voyage of the Erebus and Terror escrito por Gray en 1846, se comprenden las grandes dificultades que debió enfrentar ese científico para describir los numerosos ejemplares de cetáceos de nuestra fauna que llegaron a su poder. Gracias a un constante intercambio epistolar con el científico británico Gray, perteneciente al British Museum of Natural History de Londres, Burmeister se fue aproximando a la correcta clasificación de sus ejemplares, algunos de los cuales tuvo la enorme fortuna de recoger en las costas del Río de la Plata, frente a la propia ciudad de Buenos Aires. En aquella época este río no estaba contaminado ni surcado por grandes embarcaciones como en la actualidad, y, por ende, las ballenas penetraban con frecuencia por el estuario varando hasta en las islas del Delta del Paraná (ver pág 98). Entre las especies de cetáceos que Burmeister clasificó correctamente figuran la marsopa espinosa, Phocoena spinipinnis (ver pág 28), cuyo ejemplar tipo se conserva hoy en la colección del MACN, y una nueva especie de ballena que en su momento denominó Balaenoptera bonaerensis, ya que apareció varada frente a las costas de Buenos Aires. Esta clasificación, fue durante más de un siglo considerada como no válida, hasta que muy recientemente, se clasificó a la ballena minke del Atlántico sudoccidental como Balaenoptera acutorostrata bonaerensis (ver pág 96). Quizás el caso más llamativo y más complejo que le tocó investigar a Burmeister fue el de un delfín picudo macho de 3,95 m. de longitud, de la familia de los zífidos, y que varó el 8 de agosto de 1866 frente a Buenos Aires. Como el cráneo del ejemplar se asemejaba al del zifio descripto por Cuvier (clasificado por aquél entonces como Delphinorhynchus de Blainville) y al de la hembra estudiada por Dumontier y también porque presentaba algunas semejanzas con el Hyperoodon examinado por Vrolik, su primera tentativa fue denominarlo Ziphiorynchus cryptodon. Curiosamente en 1866, Burmeister vuelve a revisar dicho ejemplar y decide llamarlo Epiodon cryptodon y tres años después lo corrige nuevamente a Epiodon australe. De esta forma se convierte en el único ejemplar de Burmeister que recibe tres nombres diferentes. Este hecho refleja la voluntad del autor de acercarse a la correcta clasificación del mismo, sin temor a la crítica de sus colegas. Si bien de este ejemplar Burmeister realizó perfectos dibujos de los distintos huesos del esqueleto y del cráneo, desafortunadamente se han perdido y sólo resta en nuestro poder una tenue acuarela del espécimen recién varado, que nos permite clasificarlo hoy en día, sin dificultad alguna, como un zifio de Cuvier. La acuarela de este cetáceo, que actualmente se exhibe en la Sala de los gigantes del mar del MACN, fue recientemente restaurada, ya que el óxido y hongos la habían deteriorado. Es esta sin duda la más antigua acuarela existente de un cetáceo en América Latina y, al observarla con detenimiento, uno no puede dejar de maravillarse de la precisión y nivel del artista. Sin duda un reflejo del alto nivel de conocimientos anatómicos y zoológicos de este científico, pionero indiscutido de la cetología argentina y latinoamericana.

Comentarios del autor (27/10/2017):
En octubre del 2017 podemos informar que la ballena minke antártica descripta por Burmeister, como Balaenoptera bonaerensis es hoy en día aceptada como especie válida, es más pequeña que la Balaenopotera acutorostrata que también está presente en nuestras aguas y posee una mancha blanca en la aleta pectoral .
Llamativamente y después de un poco más de un siglo y medio volvió a varar en la costas de Vicente López, cerca del Puerto de Olivos, Provincia de Buenos Aires, el 17/10/17 una mal denominada "ballena picuda," probablemente un ejemplar de delfín de Cuvier , Ziphius cavirostris, cuyo esqueleto habría sido recuperado por personal del Museo Argentino de Cs. Naturales
Ver artículo del diario Clarín (22/10/17 :Sorpresa en la costa de Vicente López: apareció una "ballena picuda" muerta”.



Foto Revista "El Federal".

La acuarela del Epiodon australe muestra lo que hoy conocemos como Ziphius cavirostris, el mas común en todos los oceános de los delfines picudos.
Es importante mencionar que es la única acuarela que sobrevivió hasta la fecha de las numerosas que efectuó Burmeister La hallé muchos años atrás en la División Mastozoología del MACN en muy mal estado de conservación. Estaba fijada sobre una hoja del diario La Nación  de la década de 1930.
Con fondos propios (US$ 400) la hice restaurar por un experto, quien eliminó las manchas de óxido que el papel de diario había transmitido a la acuarela 
El nombre del delfín estaba oculto por el óxido y después de la restauración se lo pudo leer nuevamente.
Una vez restaurada la acuarela fue exhibida por más de una década ,en la Sala “Gigantes del Mar” hasta  que en junio del 2005, el anterior Director del MACN decidió desmontar dicha sala y crear un “bar temático” de muy mal gusto estético, que de bar temático no posee ningún atributo.

La acuarela fue desmontada  de la pared y tirada en el piso. 
Por casualidad el Dr. Luis Cappozzo que pasó por dicho lugar la recogió y la conservó hasta el día de la fecha en su laboratorio del 3er. Piso del MACN.

miércoles, 8 de enero de 2014

Los peces de agua dulce de las Lagunas de Guanacache (Mendoza), Setubal (Santa Fé), y de los ríos Salí de Tucumán y Paraná, descriptos por Burmeister en 1861.

Hugo P. Castello, 2014.  MACN: en comisión en la Fundación de Historia Natural "Félix de Azara".

Cuando Hermann Bumeister viajó por el territorio de nuestro país entre 1857 y 1860 describió en forma muy somera numerosas especies de vertebrados, entre ellos algunos peces del Río Paraná y de los ríos y lagunas de Santa Fé, Mendoza y Tucumán.
Esas descripciones fueron escritas en idioma alemán en su obra de dos volúmenes “Reise durch die La Plata –Staaten” publicada en 1861 y que tuviera escasa circulación en nuestro medio, y cuyo texto solamente fue conocido en su totalidad cuando fue traducida al español por uno de sus hijos y publicada en tres volúmenes por la Unión Germánica en Argentina en 1944 bajo el título “Viaje por los Estados del Plata, con referencia especial a la constitución física y al estado de la cultura de la República Argentina , realizado en los año 1857, 1858, 1859 y 1860 por el Dr. Hermann Burmeister”.
El traductor de esa obra y quienes lo secundaron en la tarea, especialmente en la redacción del tomo tercero con anotaciones modernas sobre la fauna descripta por Burmeister, y que no existió en la versión alemana, deben haber tenido inconvenientes, quizás por no ser ictiólogos, en identificar las seis nuevas especies de peces de agua dulce que Burmeister describió bajo los nombres científicos de Basilichthys cuyanus (Vol. 2: 534); Bagrus tucumanus (Vol. 2: 534); Schizodon succincthus (Vol. 2: 535); Tetragonopterus signatus (Vol. 2: 536); Serrasalmo auriventris (Vol. 2: 536) y Serrasalmo nigricauda (Vol. 2: 536).
Al final del texto del Volumen II en alemán, Burmeister publicó una lista con los nombres de las seis nuevas especies y otras  9, que en ese entonces ya eran conocidas.
Quienes se ocuparon de esclarecer parcialmente esta situación fueron dos especialistas alemanes (Koerber and Litz, 2008) al publicar un breve trabajo donde reproducen textualmente las descripciones en alemán, y las traducen al inglés y español., de cada una de las nuevas especies descriptas por Burmeister anexando un mapa de la zona de Mendoza y de la Laguna Guanacache. Según estos autores, las seis nuevas especies fueron casi ignoradas por la mayoría de los científicos, que con posteridad se ocuparon de la fauna ictícola de Argentina.

Reproducción textual de los comentarios de Burmeister sobre los peces y la pesca comercial en los Estados del Plata.

Traducción parcial del texto alemán al español sobre los peces de agua dulce, tal cual figuran en los Tomos I y II (1944) de la obra “Viaje por los Estados del Plata,…”

Con respecto a la fauna de peces de la Laguna de Guanacache (Huanacache) (Pcia. de Mendoza) en la pág. 318, del Tomo I, (Traducción del texto en vol. I: Pág. 310.) dice:
El estudio de los peces de agua dulce de las lagunas y ríos (de la Prov. de Mendoza) habría sido de gran interés científico, porque la zona acuática en que viven se halla completamente aislada y sin comunicación directa con todas las aguas dulces mas próximas, pero las dificultades que para mi estaban ligadas con este  propósito, no me brindaron ninguna oportunidad. Tendría que haberme trasladado a la Laguna de Guanacache, y permanecer ahí algún tiempo, para coleccionar los peces de ésta; pero no sólo me faltaba sino que carecía de un alojamiento adecuado en ese lugar. No me quedaba pues otra cosa que contentarme con los pescados que se traen al mercado de Mendoza para la venta. Son éstos especialmente dos especies que he conservado. Una es un percoide, afín con la Perca trucha Cuv. Val. (Hist. Nat. d. Poissons, tomo 9, 429) y sino idéntica por lo menos muy parecida (1) al pez descripto y dibujado últimamente por Girard como Percichthys chilensis en Gilliis U. S. Naval Astron. Expedition, vol.2, pag. 231. En el país tiene el nombre de trucha y es el pescado más común y de más sabrosa carne que se consigue. A un exámen posterior reservo la decisión sobre si ambos corresponden o no a la misma especie; la mendocina me parece tener una forma de cuerpo más alta y fuerte. La otra proveniente de la Laguna Guanacache y traída al mercado de Mendoza, pertenece al género Basilichthys también fundado por Girard en la misma obra, pág. 238 y pareciome bastante diferente de la ahí descripta B. microlepidotus, por cuya razón la he separado de la misma con el nombre de B cujanus (sic) (2). Fuera de estos dos peces, he coleccionado dos silurinos en las acequias, principalmente en la acequia grande, arriba Mendoza, de las cuales uno (3) es muy afín al Trichomycterus maculatus Cuv. Val. (Hist. Nat. d. Poissons, vol. 18, Pág. 493 - Girard I.1.243, pl. 34, fig.1, 3); el otro con Loricaria maculata  (4) D´ Orbig. (Voy. etc. Poissons y pl. 6, fig. 3.) Desgraciadamente se ha perdido el ejemplar que coleccioné del segundo, por lo que ya no es posible una determinación segura”.

Pesca en el Río Paraná y la Laguna Setúbal en la Pág.17 del  Tomo IIo. (Corresponde al texto alemán, vol II: 17);  dice:
En primer lugar me dirigí al oeste de la ciudad (Santa Fé) al gran lago (laguna) que ahí forma el Río Salado….
Una gran cantidad de gente, hombres, mujeres y niños estaba ocupada ahí en pescar; acababan de sacar la larga red y los peces brincaban y saltaban en alto por todos lados. Varios sujetos armados de garrotes iban al lado de la red y les pegaban en la cabeza a los animales (pescados), para dejarlos aturdidos, mientras las mujeres los destripaban enseguida. Así quedaban estos pobres seres debatiéndose en la costa con el vientre vacío y en situación muy lastimosa. En este país es costumbre extraer los intestinos a los pescados inmediatamente, después de sacados de su elemento; es creencia que así la carne se conserva mejor. Entre estos la mayoría de los mas grandes eran sábalos, especies de Bagrus o Pimelodus, de los que algunos se distinguían por un tinte muy abigarrado, atigrado (4); además noté la presencia de varias tarariras grandes Microdon (sic) por  Macrodon trahira Muller & Trosch. (Horae Ichth., I), (6), un  pez que tampoco es raro en el Río de la Plata, el cual como puede observarse, permanece quieto durante horas en el mismo sitio cerca de la costa; su carne es considerada como de muy buen sabor.
Con menos frecuencia se veía el hermosísimo Salminus brevidens (6) Agass. (Hydrocyon brevidens D´Orb. Voy. Poss, pl. 9, fig.3) al que también se pesca como diversión, con anzuelo en el puerto, aunque cada vez  se lo vuelve a arrojar al río, porque dicen que la carne tiene poco sabor. Finalmente se encontraban en la red varios pequeños caracínidos de talla reducida, anchos, los que también por carecer de valor, los devolvían a su elemento. Durante un rato contemplé la escena, después seguí por la orilla, cuesta arriba, buscando insectos, encontrando varios pequeños bembideos y agonidos.,”….

En el río Paraná frente a la finca de Burmeister en cercanías de la ciudad de Paraná,  en la página 170 Tomo II (Corresponde al texto alemán, Vol. II: 162-163), dice:
En cambio, la clase de los peces, si bien no es rica en especies en Tucumán, es abundante en número de individuos, el arroyito junto a mi domicilio (en la finca que adquirió cerca de la ciudad de Paraná), proporcionaba todos los días, las veces que lo deseara, algunos ejemplares para mi mesa. Se pescaban principalmente cuatro especie, todas comestibles, pero no todas son igualmente estimadas. El peor para la mesa es el bagre, un silúrido de 14 a 16 pulgadas de largo (35,5  a  40,6 cms.), perteneciente indudablemente al género Bagrus Cuvier, pero que se parece al B. commersoni del Paraná y del Plata, distinguiéndose de éste por los bigotes mas largos (7).
Se considera que la boga es el pez de mejor sabor de la región, siendo una nueva especie Pacú, de aspecto parecido al P. argenteus, pero de un color blanco plateado uniforme, con el lomo gris pizarra.
Este mide generalmente de 14 a 16 pulgadas (35,5  a  40,6 cms.), pero suele haber mas grandes de 18 a 20 pulgadas (45,7 a 50,8 cms). Efectivamente es muy sabroso. Por el contrario el dorado es poco apreciado, siendo una especie Salminus Agass. (Hydrocyon Val.) que si bien se parece a al S. brevidens, es mas pequeño, mas delgado y de color mas claro, amarillo de bronce. Estas tres especies se pescan con anzuelo, con mayor facilidad la boga, después el bagre y con mas dificultad el dorado, pero el cuarto y mayor de estos peces de arroyo, el denominado salmón, nunca pica el anzuelo, por lo  que  tiene que ser ensartado con lanzas que en la punta llevan un garfio; se le considera malo y sólo lo come la gente pobre en grandes cantidades. Creo que es el Pellone orbignyanum Cuv. Val. (D´Orb. Voyage, etc., Vol. 5, part. 1, pag. 8, 16,10, fig.2) (Pristigaster flavipennis) un gran clupeido, de aspecto parecido a nuestra alosa (sábalo), pero de estructura mas  alta, que no es raro en el río Paraná, donde lo mismo que aquí, lo lancean. En esa época he comido mucho, encontrándolo bastante sabroso. Fuera de estos cuatro peces, conseguí cerca de Tucumán que me parece ser una Loricaria, que me parece ser L. maculata D´Orb. Val. ” .

Lista de especies citadas o descriptas como nuevas por Burmeister en 1861 

En el texto alemán del Vol II en las pags. 533 a 537 se incluyen breves reseñas de 15 especies de peces, de las cuales  6 habrían sido consideradas por Burmeister como nuevas especies, de acuerdo con Koerber, S. & Litz (2008). 
1) Percichthys laevis Jenyns, Zool. of the Beagle, vol I, pl. 1, cita completa: Jenyns, L. (1840-42) Fish. In: The zoology of the voyage of H. M. S. Beagle, under the command of Captain Fitzroy, R. N., during the years 1832 to 1836. London: Smith, Elder, and Co. Issued in 4 parts. i-xvi + 1-172, Pls. 1-29. [Sherborn 1897 [ref. 13554] dates to Jan. 1840 (pp. 1-32), June 1840 (33-64), Apr. 1841 (65-96), Apr. 1842 (97-172).] La Perca laevis fue colectada por Darwin en el Río Santa Cruz.  La Percichthys chilensis distribuida exclusivamente en aguas del sur de Chile, fue descripta por Girard, C. F. (1855, ca. 13 Apr.) Abstract of a report to Lieut. Jas. M. Gilliss, U. S. N., upon the fishes collected during the U. S. N. Astronomical Expedition.
2) Basilichthys cuyanus. Nueva especie en Laguna Guanacache.
3) Trichomycterus macraei. Girard, en Gilliss U. S. Naval Astron. Exped .II, 230, en las acequias cerca de Mendoza.
4) Loricaria maculata. Cuvier et Valenciennes, Histoire Naturelle des  Poissons, 1836 XV, 2, 8, pl. 6, fig. 3. y  D´´Orbigny, Voyage Amerique Meridionalle, pl. 6, fig. 3..Colectad en las cercanías  de Tucuman y de Mendoza.
5) Bagrus tucumanus. Nueva especie posteriormente Burmeister reconoce que se trata del Luciopimelodus pati,  o patí.
6) Macrodon trahira. Muller, Trosch. Hor. Ichth, I, II, (6) 2,1, en las partes mas profundas de lagunas del Río Paraná y Salado.
7) Pacu nigricans, Muller, Trosch. Horae Ichth. l l 8, 5, 2,  en el arroyo del Manantial  de Marlopa, cerca de Tucumán y en el Río Salado, cerca de Santiago del Estero (Según  Spix tb. 39, Prochilodus nigricans Spix Agass. Spix, pag. 64 nombre vulgar, boya=boga.). Probablemente se trata de una especie de sábalo  en aquella época llegaba al arroyo desde el Río Salí, con el cual estaba conectado. La especie está citada como limítrofe para el Paraguay por Liotta (2006).
8) Schizodon succinctus. Nueva especie en Río Paraná, cerca de Rosario.
9) Tetragonopterus maculatusMuller, Trosch. Horae Ichth., I, I 14, 3 para el río Paraná, cerca de  Rosario.
10) Salminus brevidensMuller, Trosch. Horae. Ichth., I  I, 16, 19,1, Río Salado, cerca de Santa Fé.
11) Serrasalmo auriventris.  Nueva especie, cerca de la quinta en las cercanías de la ciudad de Paraná.
12) Serrasalmo rhombeus?  Cuv. Mem. de Musseum, V: 367, Río Paraná, cerca de Rosario.
13) Pellone orbignyanum. Cuv. Val. (D´Orb. Voyage Amer. Meridionalle, Vol II, 8 en los ríos Paraná, Salado, Dulce y Manatial de Marlopa.
Serrasalmo nigricauda. Nueva especie en Río Paraná, cerca de Rosario (Sin número).
Tetragonopterus signatus. Nueva especie en Río Paraná, cerca de Rosario (Sin número).

Comentarios sobre alguna de las  especies descriptas por Burmeister
 (1) Con respecto a la perca-trucha,  Burmeister con seguridad se refiere a la única de las cuatro especies argentinas presente en los ambientes acuáticos de Mendoza del género Percichthys, la denominada “trucha criolla bocachica”, Percichthys trucha que según Liotta  (2006) está presente en el Arroyo de los Papagayos, y en los ríos: Atuel y Tunuyán. Esta especie también ha sido citada por Villanueva y Roig (1995), como especie autóctona de Mendoza, quienes brindan una recopilación de la información existente en la bibliografía española  y jesuítica de la época colonial en la que se hace referencia  a las mal denominadas “truchas” de Guanacache, de excelente carne y sabor



Percichthys trucha, tomado de Tomado de Menni, R.C. 2004. Peces y ambientes en la Argentina continental. Monografías del Museo Argentino de Ciencias Naturales. Número 5, Marzo 2004, Ej. de boca chica. 28cm. Río Atuel, Mendoza.

Sin embargo la situación se torna mas compleja desde el momento que  un trabajo reciente (López-Arbarello, 2004) afirma que sólo existen tres especies formométricamente distintas de Percichthys en Argentina: P. trucha, P. colhuapensis y P. laevis. Esta última especies era considerada previamente un sinónimo junior de P. trucha. La autora afrima que P. laevis es una especie valida y que las otras dos especies:  P. vinciguerrae y P. altispinis son inseparables de P. trucha y por lo tanto son tambien sinónimos junior de desta especie.
Percichthys laevis, denominada comúnmente perca o trucha criolla , es una especie de agua dulce del género de peces Percichthys, de la familia Percichthyidae en el orden Perciformes. Habita en el sur de Sudamérica. La mayor longitud que alcanza ronda los 22  cm de largo total.1 Al llegar a la adultez su dieta es principalmente piscívora. Posee una carne sabrosa, por lo que es buscado por los pescadores deportivos.
Hasta el comienzo del siglo XXI Percichthys laevis era un sinónimo junior de Percichthys trucha, pero en el año 2004, una revisión de las especies del género rehabilitó esta forma como una buena especie.3
(1) López-Arbarello, A. (2004). Taxonomy of the genus Percichthys (Perciformes: Percichthyidae). Ichthyological Explorations of Freshwaters 15 (4): 331-350.
 (2) En lo referido al pejerrey Basilicthys cuyanus Burmeister, 1861, según la traducción efectuada por Koerber and Litz (2008). Burmeister lo considera bastante mas grande que el B. microlepidotus, con mas de 10 pulgadas de largo (* de 25,4 cms.), con escamas mas anchas, la superficie de la cabeza cubierta con escamas mas grandes, la aleta anal mas larga, pero también con sólo 15 radios.

El pejerrey que Burmeister denominó B. cujanus, había sido obtenido por los pescadores en la Laguna de Guanacache para consumo de los habitantes de la ciudad de Mendoza. Su denominación específica  fue orregida por los autores alemanes a B. cuyanus.

De los autores que lo sucedieron a Burmeister, solamente Weyembergh (1876) (citado por Koerber and Litz (2008) habría sido  quien citó a B. cuyanus.

Hoy en día a raíz de las intensas campañas de piscicultura de pejerrey,  Odontesthes bonaeriensis, llevadas a cabo en todos los ambientes acuáticos del país, sería difícil establecer con precisión a qué especie de pejerrey se refería Burmeister, salvo por el hecho que pareciera que no ha sido sembrada en ambiente acuático alguno de Mendoza,

Es interesante mencionar que cuando Burmeister en 1861 describe al B. cujanus, la única especie de pejerrey conocida era la  descripta por Girard 1849-1855) para las aguas del sur de Chile como Basilichthys microlepidotus.
Percichthys trucha, tomado de Tomado de Menni, R.C. 2004. Peces y ambientes en la Argentina continental. Monografías del Museo Argentino de Ciencias Naturales. Número 5, Marzo 2004, Ej. de boca chica. 28cm. Río Atuel, Mendoza.

Sin embargo la situación se torna mas compleja desde el momento que  un trabajo reciente (López-Arbarello, 2004) afirma que sólo existen tres especies formométricamente distintas de Percichthys en Argentina: P. trucha, P. colhuapensis y P. laevis. Esta última especies era considerada previamente un sinónimo junior de P. trucha. La autora afrima que P. laevis es una especie valida y que las otras dos especies:  P. vinciguerrae y P. altispinis son inseparables de P. trucha y por lo tanto son tambien sinónimos junior de desta especie.
Percichthys laevis, denominada comúnmente perca o trucha criolla , es una especie de agua dulce del género de peces Percichthys, de la familia Percichthyidae en el orden Perciformes. Habita en el sur de Sudamérica. La mayor longitud que alcanza ronda los 22  cm de largo total.1 Al llegar a la adultez su dieta es principalmente piscívora. Posee una carne sabrosa, por lo que es buscado por los pescadores deportivos.
Hasta el comienzo del siglo XXI Percichthys laevis era un sinónimo junior de Percichthys trucha, pero en el año 2004, una revisión de las especies del género rehabilitó esta forma como una buena especie.3
(1) López-Arbarello, A. (2004). Taxonomy of the genus Percichthys (Perciformes: Percichthyidae). Ichthyological Explorations of Freshwaters 15 (4): 331-350.
 (2) En lo referido al pejerrey Basilicthys cuyanus Burmeister, 1861, según la traducción efectuada por Koerber and Litz (2008). Burmeister lo considera bastante mas grande que el B. microlepidotus, con mas de 10 pulgadas de largo (* de 25,4 cms.), con escamas mas anchas, la superficie de la cabeza cubierta con escamas mas grandes, la aleta anal mas larga, pero también con sólo 15 radios.
  
El pejerrey que Burmeister denominó B. cujanus, había sido obtenido por los pescadores en la Laguna de Guanacache para consumo de los habitantes de la ciudad de Mendoza. Su denominación específica  fue orregida por los autores alemanes a B. cuyanus.
De los autores que lo sucedieron a Burmeister, solamente Weyembergh (1876) (citado por Koerber and Litz (2008) habría sido  quien citó a B. cuyanus.
Hoy en día a raíz de las intensas campañas de piscicultura de pejerrey,  Odontesthes bonaeriensis, llevadas a cabo en todos los ambientes acuáticos del país, sería difícil establecer con precisión a qué especie de pejerrey se refería Burmeister, salvo por el hecho que pareciera que no ha sido sembrada en ambiente acuático alguno de Mendoza,
Es interesante mencionar que cuando Burmeister en 1861 describe al B. cujanus, la única especie de pejerrey conocida era la  descripta por Girard 1849-1855) para las aguas del sur de Chile como Basilichthys microlepidotus.Basilichthys microlepidotus de ChileSin embargo casi 60 años después Eigenmann describió un pejerrey del Lago Pueyrredón (Pcia. de Santa Cruz) en 1909 al que denominó Odontesthes hatcheri y que sería la única especie de pejerrey de aguas mendocinas citada por Liotta (opus cit) para la laguna de Guanacache (San Juan), Laguna Blanca (Malargue) y el Río Mendoza. Habría entonces que demostrar, lo que es casi imposible por no haberse conservado ejemplar alguno, que  B. cujanus sería un sinónimo junior de Odontesthes hatcheri.



Basilichthys microlepidotus de Chile. Sin embargo casi 60 años después Eigenmann describió un pejerrey del Lago Pueyrredón (Pcia. de Santa Cruz) en 1909 al que denominó Odontesthes hatcheri y que sería la única especie de pejerrey de aguas mendocinas citada por Liotta (opus cit) para la laguna de Guanacache (San Juan), Laguna Blanca (Malargue) y el Río Mendoza.Habría entonces que demostrar, lo que es casi imposible por no haberse conservado ejemplar alguno, que  B. cujanus sería un sinónimo junior de Odontesthes hatcheri.

3) El Bagrus tucumanus habría sido posteriormente identificado de acuerdo Koerber and Litz (2008), por uno de los hijos de Burmeister,  según Holmberg (1887) como el “patí". Luciopimelodus pati descripto como un bagre de color atigrado de largos bigotes pescado en el gran lago cercano a la ciudad de Santa Fé, que sería  la laguna Setúbal. Esta especie en la actualidad es muy abundante en la pesca deportiva y comercial del Río Paraná. y de la Cuenca del Plata.
El patí, Luciopimelodus pati ha sido citado actualmente para la cuenca media del Río Salí-Dulce en Santiago del Estero, aguas abajo del embalse del Río Hondo (Buti y Cancino, 2005), aunque es probable que en la época en que Burmeister visitó la ciudad de San Miguel de Tucumán a mediados del siglo XIX. el patí fuese abundante en la cuenca del Río Salí.
  
Pati, Luciopimelodus pati

(4) La Macrodon trahira sería la “tararira”, Hoplias malabaricus, especie de ambientes lagunares que tiene el hábito de permanecer quieta en la orilla a la espera de sus presas (como la especie norteamericana de Amia calva que se la conoce como “Seat and wait”). El nombre “trahira” es la denominación vulgar en portugués de nuestra “ tararira”.

Hoplia malabaricus, "tararira ,(tomado de http://pescaprofesional.net/2010/01/26/tararira/

(5) El Salminus brevidens mencionado para el Río Salado cerca de Santa Fé, seria el “dorado”, Salminus maxillosus, uno de los peces deportivos por excelencia y de apreciada carne, aunque según Burmeister en aquellos años no era apreciada. Los nombres específicos de Hydrocyon brevidens y Salminus brasiliensis son considerados sinónimos del S. maxillosus



Salminus maxillosus,"dorado". 

6) Bagrus commersonni. Resulta dificl la identificación de este silúrido a la que Burmeister se refiere como Bagrus, que dice se asemeja a la “vieja de agua”, Plecostomus commersonni, no sólo posee esta última posee un exoesqueleto constituido por placas exodérmicas muy notables, sino que además carece de largos bigotes. (7) El mal denominado “salmón” de mala carne, que no pica en los anzuelos y que es capturado con un garfio o una pica, podría ser el sábalo, Prochilodus lineatus, aunque Burmeister estima que se trata del Pellone orbignyanum(=Pristigaster flavipinis) cuya denominación actual es Pellona flavipinnis, conocida vulgarmnente como “lacha” o “saraca”, especie que está distribuida en los ríos de la Mesopotamia argentina (Liotta, 2006) . Burmesiter menciona su distribución para los ríos Salado, Dulce y Manantia donde la “lacha” no estaria presente, por lo que estimamos que en realidad hacia referencia al sábalo.

"Lacha ", Pellona flavipinnis .

8) El bagrecito de los torrentes, Trichomycterus macraei mencionado por Burmeister para las acequias de Mendoza, podría ser una de las numerosas especies de pequeños "bagres de torrente" citadas para las aguas cordilleranas de nuestro país,Según Liotta  (2006)  Trychomycterus aerolatus está presente en los ríos Malargue, Salado y Diamante de Mendoza, aunque existen otras dos especies presentes como el T. borellii en los ríos Mendoza y Malargue y el T. heterodontus en el río Mendoza. Hoy en día se considera que Trichomycterus maculatus Valenciennes 1846. es un sinónimo de T.aerolatus.     Trichomycterus areolatus Según http://www.acuaristas.cl/phpbb/viewtopic.php?f=13&t=77700&start=0 


    Pygidium burmeisteri Berg (1895)

Fue descripta en base a un ejemplar de 26 cm de L.T. colectados según Carlos Berg (1895) por Burmeister en Mendoza.  Berg menciona que el ejemplar existía en la colección del MACN sin catalogar desde hacia unos 30 años. Se sabe que Burmeister derivó todo el material colectado durante los años 1857-1860 a la colección de la Universidad de Halle, Alemania, por lo que estimo que este ejemplar fue colectado con posterioridad a ese viaje.  Berg lo consideraba semejante al Pygidium macraei Girard. Autores mas reciente  consideran que P. burmeisteri es un sinónimo de P. macraei. Loricaria maculatus   L. maculata en la actualidad estaría citada sólo para los ríos  Guaporé, Paraguay y ríos del  Brasil. Ha sido transferida a otro género, como  Loricariichthys maculatus (Bloch, 1794).Vieja de agua o pez acorazado con máculas (The maculated Cuirassier). Tomado de Illustrations de Ichtyologie ou histoire naturelle générale et particulière des Poissons text Marcus Elieser Bloch, Illustrations:Krüger, J. F. Hennig, Pater Plumier, Ludwig Schmidt, G. Bodenehr and J. F. Hennig Published 1795-1797 at the authors house in Berlin. In French.*  
Loricariichthys maculatus (Bloch, 1794) Loricariidae Der gefleckte Panzerfisch,
Loricaria maculata Bloch, 1794: 73 (original description), pl. 375 figure 1-2. Der gefleckte Panzerfisch. Le  Cuirassier tacheté. Loricaria maculata; Bloch, 1795: 124 [index].

 Espeies citadas para Tucumán
Cinco especies de “viejas de agua “han sido citadas para Tucumán por Liotta (2006). Loricaria cataphracta (Río Salí (Timbó), y Río Abajo, Burrucayu); Loricaria simillima (Río Salí en San Miguel de Tucumán); Loricaria tucumanensis (especie endémica del Río Salí en San Miguel de Tucumán); Paraloricaria vetula (Río Salí?, Timbó); Rineloricaria phoxocepahala, Río Abajo (Burrucayu; Río Salí (Timbó), Ríos Vipos, Tapia y Arroyo India Muerta (Vipos?.
La especie endémica Loricaria tucumanensis  Isbrücker, 1979 tiene un área de distribución que abarca los ríos Dulce, San Francisco y sus tributarios. Estimamos que la especie de “vieja de agua” mencionada por Burmeister como L. maculatus podría ser L .tucumanensis, quien según Liotta (2006) esta distribuida en los ríos y arroyos de Salta, Jujuy y Tucumán y que originariamente fue descripota por Isbrucker como procedente del Río Salí, Tucuman, con ciertas dudas de su procedencia.




Holotipo de L. tucamanensis depositado en la coleccion del USNM 88669 en San Miguel de Tucunan.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Addenda

Arroyos y ambientes acuáticos lagunares  donde Burmeister colectó peces

Manantial de Marlopa en Tucumán.
Burmeister durante su estadía en la provincia de Tucumán se alojó en la finca del Sr. Guillermo Chenaut, propietario de la quinta “El Manantial”, quien  le ofreció ese solar para que allí pudiera realizar estudios sobre climatología y zoología. La finca quedaba a una legua del arroyo de Marlopa o estero, también conocido como Manantial de Marlopa. En ese lugar los sedimentos arenosos cuartarios del manantial presentan mayor espesor, pero su permeabilidad disminuye en relación al piedemonte, por la presencia de mayor cantidad de material loésico. El agua se acumula cerca del piedemonte, circula constantemente por el interior de la llanura y se almacena constituyendo acuíferos, que en estos sedimentos alcanzan las mejores condiciones de explotabilidad en caudal y calidad.
Recuerda Brmeister la espléndida vista que desde la galería de la casona en la quinta “El Manantial”, podía apreciar: “ la hermosa perspectiva de la sierra ante mis ojos, con sus picos sobresalientes cubiertos de nieve”. Este paisaje impresionó tanto al sabio que lo inmortalizó en su obra “Vues pintoresques de la Republique Argentine” (Paris-Buenos Aires, Halle 1881).
El agua de vertiente del Manantial de Marlopa, era potable por lo que  en esa época se la llevaba en carruajes  hasta la ciudad de San Miguel de Tucumán desde una distancia de una legua y media y se la vendía en baldes. (Burmeister, 1944,Tomo II: pag. 147).
Me ha sido imposible establecer si existe algún vínculo hidrográfico entre el arroyo de Marlopa y el río Salí de Tucumán., lo que permitiría explicar en aquellos años la presencia de fauna ictícola en dicho ambiente acuático.

Complejo Lagunar de Guanacache
El Río Mendoza nace en la Cordillera de los Andes y recorre 300 Km para llegar al Complejo Lagunar de Guanacache de unos 10.000 km cuadrados de superficie. Forma parte de las cuencas hidrográficas de los ríos Mendoza y San Juan que  integran la Provincia Ictiográfica Sub-andina cuyana.
Este complejo lacustre ha servido como fuente de pescado para la población de la ciudad de Mendoza desde los tiempos coloniales e incluso antes.
Las especies que sirvieron de sustento alimentario a lo largo de los siglos son  la denominada “Trucha” o “Perca criolla” Percichthys trucha y el “pejerrey patagónico” Odontesthes hatcheri.

 Laguna de Guanacache
En el curso inferior del río Mendoza –entre Cacheuta y las Lagunas de Guanacache– se ha reconocido la presencia de las siguientes especies de peces: los bagrecitos de torrente: Hatcheria macraei, Pygidium heterodotum y Pygidium borelli, la perca, Percichthys trucha, las madrecitas de agua: Jenynsia multidentata, Cnesterodon decenmaculatus y la  mojarra plateada, Cheirodon interruptus interruptus  También se menciona la presencia del pejererrey patagónico Odontesthes hatcheri, que en los últimos 20 años no ha sido recolectada en el área, y la anguila criolla, Synbranchus marmoratus (Cahiza, 2003).
La ictiofauna de  Mendoza ha sido analizada en detalle por Villanueva y Roig (2005).
Nota: Para mas información sobre peces de agua dulce de Mendoza consultar la página Web con excelentes fotos y descripciones: Peces de Mendoza, fauna ictícola original http://www.cricyt.edu.ar/multequina/indice/pdf/04/4_10.pdf

Laguna Setubal
En cercanías de la ciudad de Santa Fe el valle aluvial del río Paraná ocupa extensas depresiones que por desborde han formado  un complejo de lagunas y arroyos donde principal de ellas es la laguna Setúbal o Guadalupe, sobre cuya margen derecha se asienta la ciudad capital. Este complejo está integrado por la citada laguna, continua al norte con la laguna Leyes o laguna Santo Domingo y la de San Pedro o Capón. La cuenca lacustre tiene  35 Km. de longitud de Norte a Sur y el espejo de agua cubre una superficie de 92 km², siendo el más grande del complejo, que alimenta al arroyo Leyes y al arroyo Potreros. Con aportes semipermanentes: los arroyos Saladillo Dulce y Saladillo Amargo. A pesar de ser un reconocido lugar de pesca deportiva y en el pasado de pesca comercial, no hemos podido hallar una lsita de las especies mas comunes de peces.

Bibliografía

Buti, C. y F. Cancino. 2005 Ictiofauna de la cuenca endorreica del río Sali-.Dulce, Argentina. Acta Zool..Lilloana, 49 (1-2): 9-33.


Cahiza, P.A. 2003. Ictioarqueología de las lagunas Guanacache ( Mendoza, Argentina). Identificación y estacionalidad de captura a partir de análisis de otolitos sagitales.Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXVIII, 2003. Buenos Aires.
Isbrucker ,I. J.H. 1978. Descriptions preliminaires de nouveaux taxa de la familie des Loricarridae..Rev. Franc.Aquariol., 5e.anne, No.4, 4e. trimestre: 86-115.
 Koerber, S. and T. Litz, 2008. On some overlooked taxa of freshwater fishes described from Argentina by Hermann Burmeister in 1861. Ichthyol. Contri. of Peces Criollos 7:1-15.
Liotta, J. 2006. Distribución geográfica de los peces de aguas  continentales de la República Argentina. Serie docum. No.3, Probiota FCByM, UNLP: 701 pp.
López-Arbarello, A. (2004). Taxonomy of the genus Percichthys (Perciformes: Percichthyidae). Ichthyological Explorations of Freshwaters 15 (4): 331-350.
Villanueva, M. y V. Roig. 2005. La ictiofauna de Mendoza. Reseña histórica. Introducción y efectos de especies exóticas.  Ichthyofauna of Mendoza historial account, introduction and effects of exotic species. 1995. Multequina 4: 93-104.